A partir de ahora, comercios y negocios en Dinamarca podrán negarse a aceptar pagos en efectivo. El Parlamento danés, ha marcado 2030 como fecha límite para “erradicar el dinero en efectivo. Dinamarca es el primer Estado que fija una fecha para esa desaparición.

Hace 20 años, más del 80% de los daneses utilizaba efectivo para comprar, mientras que ahora ese porcentaje ha caído hasta el 25%. Además, el 30% de sus habitantes utiliza una aplicación de pagos a través del móvil, MobilePay

Los porcentajes de pagos electrónicos son aún mayores en Suecia, el país que más cerca está de la sociedad sin dinero. Allí, el 95% de las compras al por menor se hacen ya sin dinero en efectivo, el total de billetes y monedas en circulación sólo suma el 2% del PIB, cientos de sucursales bancarias ya no aceptan efectivo ni lo proporcionan y los cajeros automáticos son tan escasos como las cabinas telefónicas en España.

Aseguran que pagos electrónicos mejorará la lucha contra organizaciones terroristas, narcotraficantes, defraudadores y blanqueadores de dinero, y permitirá reducir al mínimo el trabajo en negro y la economía sumergida.

Con ese argumento, en España ya se han prohibido las transacciones en efectivo superiores a 2.500 euros.

Otras ventajas del pago electrónico, es más rápido, más simple y más limpio (un estudio estadounidense descubrió en 2014 que en los billetes hay más de 3.000 tipos de bacterias distintas). También se reducen los costes de funcionamiento y de fabricación, ya que imprimir billetes y acuñar monedas es muy caro y se deben reemplazar cada cierto tiempo porque se deterioran.

Otro punto a favor el hecho de que, se puede disponer de inmediato de todo el dinero que se posee, con lo que es posible afrontar cualquier contingencia. Sin embargo, también tiene su parte mala, ya que se ha demostrado que se gasta más al comprar electrónicamente que con dinero en efectivo.

Share →